Mañana

Media_httpwwwsnosennetwpcontent1002508jpg_hhcjncfdajfdfwg

Si estoy sola en casa una mañana no necesito mucho para ser feliz.  Veo la vida pasar por la ventana de la cocina, pero me da igual. Con un café con leche, un bollo con azucar y canela, y unas revistas, ya me quedaré allí tranquilamente toda la mañana.